En Mendoza, una familia debe ganar $ 99 mil para no ser pobre


Los precios de la Canasta Básica Total avanzaron menos que la inflación general en junio, pero aun así, quedó a menos de $ 1.000 de cruzar la barrera de los $ 100 mil.

El avance de la inflación se percibe cada vez con mayor facilidad, por lo que no sorprende que la Canasta Básica Total (CBT), estudio que mide el total de gastos que debe hacer una familia tipo para cubrir el 100% de sus necesidades durante un mes, ya roce los $ 100 mil en Mendoza. De acuerdo a un estudio publicado por la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE), la CBT alcanzó en junio los $ 99.178,80.

En relación a mayo, la canasta tuvo un avance del 4%, casi dos puntos porcentuales menos que el incremento registrado por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en ese mismo período (5,9%). Eso quiere decir que, en esta oportunidad, los insumos de primera necesidad subieron menos que la inflación general. No obstante, cuando se analizan los aumentos acumulados del 2022, se encuentra que la CBT acumula un aumento del 40,4% en el primer semestre, contra un 38,2% del IPC.

Lo más preocupante, es que la Canasta Básica Total sigue subiendo a mayor ritmo que los salarios. Si bien no hay datos actualizados del avance de los sueldos hasta junio, los datos parciales publicados por los organismos oficiales demuestran que al menos hasta abril los sueldos venían perdiendo poder adquisitivo. No es un dato menor, teniendo en cuenta que aquellos hogares con ingresos inferiores a una CBT son técnicamente considerados pobres.

Junto a la CBT, la DEIE publicó el resultado de la Canasta Básica Alimentaria (CBA). En ese caso, el informe hace referencia al total de gastos que debe hacer una familia para cubrir todas sus necesidades alimenticias a lo largo de 30 días. Los hogares con ingresos mensuales inferior a una CBA, son considerados “indigentes”.

De acuerdo a los datos presentados por la DEIE, en junio la CBA de Mendoza subió 3,1% y alcanzó un valor de $ 39.671,52. En lo que va del año, la canasta alimentaria acumula un incremento del 41,6%.

DISTORSIÓN DE PRECIOS

Como su nombre lo indica, la medición de las canastas hace referencia a la evolución de los precios de aquellos insumos que son estrictamente necesarios para el día a día de cualquier familia. Por eso, y teniendo en cuenta los programas implementados por el Gobierno Nacional (como Precios Cuidados), llama la atención que tanto la CBT como la CBA suban por encima de la inflación general.

Para Nicolás Aroma, economista asesor del Partido Justicialista, los productos de primera necesidad aumentan por encima del IPC porque hay un problema de inflación de alimentos a nivel mundial. “El incremento de los precios internacionales de los commodities ha empujado los valores por arriba del promedio”, señaló.

“Además, en Argentina hay una concentración muy fuerte en los mercados, no solo en la tierra, sino también en la industria alimenticia, en los principales productos básicos y en la comercialización”, agregó Aroma.

Por su parte, Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía de Mendoza, indicó que la diferencia con la inflación general se produce porque el IPC es un promedio del valor de todos los rubros de la economía y recordó que muchos de ellos están regulados. “El Gobierno va autorizando subas de tanto en tanto de determinados productos y servicios que forman parte de la medición del IPC, mientras que en la CBT y la CBA impactan directo las fuertes subas que se están produciendo en alimentos. Sabemos además que los programas del Gobierno, como Precios Cuidados, no tienen mucho efecto sobre los precios”, remarcó el economista.

SUELDOS ATRASADOS

Usualmente se compara la evolución de los salarios frente el IPC, pero en ocasiones tienden a ser mayores las diferencias con las canastas básicas, como está ocurriendo en la actualidad. Hasta abril, último dato publicado por el Indec, los salarios acumulaban una suba del 20,6% en 2022, contra un avance del 31,9% de la CBA y un incremento del 29,3% de la CBT. En mayo y junio pueden haberse acortado las distancias, pero los especialistas coinciden en los precios de los insumos de primera necesidad siguen ganando la carrera contra los sueldos en 2022.

“Es un problema muy grande que esto pase. Que la tasa de incremento de las canastas superen a los salarios, implican que la pobreza va a aumentar, y que el poder adquisitivo de los salarios es cada vez menor. Tenemos el problema de que hay una gran cantidad de trabajadores asalariados registrados que están por debajo de la línea de la pobreza”, sostuvo Aroma.

“Son muy importantes las políticas de ingreso para paliar esta situación. Son solo parches, pero son necesarios. También hay que ajustar un poco más los controles de precios”, cerró el especialista.

Por su parte, Laza explicó que las subas tan marcadas sorprendieron a los sindicatos, que salieron a firmar acuerdos en los primeros meses del año con niveles de 45% o 50% anual. “Ahora ya estamos pensando en una inflación anual cercana al 70%. Lo positivo es que la diferencia tenderá a corregirse con el paso de los meses y las cláusulas de revisión”, apuntó.

Fuente:Los Andes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.