INVIERNO AL CALOR DE LA SOLIDARIDAD.


Hemos transitado, las últimas semanas, días de muy bajas temperaturas en General Alvear. Claro, ustedes dirán que es típico de la época, pero lo que preocupa es que todo hace presumir que se viene un invierno duro, muy duro.

Hay un sinfín de cosas agradables que se pueden hacer en esta estación: Tomar café o chocolate caliente, sentarse a leer cerca de la estufa, jugar a las cartas por la noche en familia, irse a dormir sabiendo que abrigadas frazadas no cobijaran….Pero no todos podemos disfrutar de este bienestar. Para que muchos, con responsabilidades de gestión se enteren, nuestro departamento continúa teniendo lugares vulnerables donde ciento de familias no tienen cómo ni con qué atenuar el extremo frío de invierno. El vacío que propagan es impasible.

Es en estos momentos donde aparecen ellos, los que siempre están, los que sin tener responsabilidad alguna se mandan con compromiso y mucho amor a solucionar problemáticas que les toca resolver a “otros”.

El pasado sábado 18 de junio, los chichos de “JUNTOS SOMOS MÁS” volvieron al ruedo, volvieron a poner solidaridad, a empatizar con el otro. Para menguar el frio, con la colaboración de alvearenses de corazón grande y desinteresado, reunieron fondos para comprar camionadas de leña y repartir en barrios habitados por familias con una necesidad enorme de calefaccionarse. Es así, como vecinos del Matadero y el merendero Circunvalación se vieron gratamente sorprendidos cuando los chicos aparecieron con leña. El merendero, sin ir más lejos, la necesita para poder cocinarle a los chicos. Hoy por hoy, no está recibiendo ayuda estatal alguna para cumplir con su fin.

Son muchas las familias que no cuentan con gas natural, con ingresos económicos para poder solventar necesidades básicas. Es de no poder asimilar como la falta de sentido común prima para actividades superfluas y banales. En situaciones como estas se nota y mucho el vacío de políticas públicas.

Los chicos de JUNTOS SOMOS MÁS hace ya dos años que vienen abrazando a sus pares con causas justas. Se caracterizan por hacer en el territorio acciones invaluables, se mueven como hormigas y van identificando los sectores con graves problemáticas. Sus acciones van desde repartir fruta en algunos barrios de la periferia, que les proporciona siempre un empresario local, y en merenderos a organizar eventos para dejar los fondos a instituciones que lo necesiten. Como estos chicos existen otros tantos que van a contener y proteger a aquellos que siguen siendo invisibles, que para “algunos”, siguen siendo “NADIES”, como dice Galeno. Por eso, tan sin explicación, que tiene el ser solidario y entregado surgen seres inmensamente bondadosos y ponen su sello contrarrestando al invierno con el calor de la solidaridad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.