RTO: casi dos de cada tres vehículos en Mendoza aún no hacen la revisión


De un total estimado de 830 mil vehículos, solo la han realizado unos 300 mil. El número de revisiones aumentó con respecto a meses previos y especialistas recomiendan qué tener en cuenta al hacerla. Desde el 1 julio corre la factultad local para multar a los infractores.

La famosa Revisión Técnica Obligatoria (RTO) viene sumando vehículos en los últimos meses, aunque, con un estimado de 36% de vehículos a julio, todavía falta mucho para alcanzar la totalidad. Las dificultades económicas de arreglar el auto son un problema para varios usuarios, pero por el otro lado una motivación es la obligatoriedad para viajar a otras provincias y el riesgo de multas, que se pueden aplicar desde este mes.

El parque automotor en Mendoza en condiciones de circular, según la Dirección Nacional de Registro de la Propiedad Automotor (Dnrpa), es hasta junio de 866.800 vehículos. Sin embargo, como la RTO es para vehículos con más de 3 años de antigüedad, en la Secretaría de Servicios Públicos de Mendoza calculan que son 830.000 quienes deben hacer esta verificación.

A inicios de junio, con datos actualizados hasta abril, desde la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial (UESV) informaron que unos 250.000 vehículos -entre motos, autos y camiones- habían realizado la RTO. Al reiterar la consulta ahora, Orlando Corvalán, director de UESV, señaló que ya se llega a cerca de 300.000 vehículos, lo que significa un 36 % del total.

“En junio mejoraron los números, en parte porque se realizó el nuevo cronograma que va de junio a octubre (para vehículos que ingresen este año a la obligatoriedad de la RTO). También ayudaron las vacaciones invernales, porque muchos vehículos deben hacerla para salir a otras provincias. Recordemos que es una ley vigente a nivel nacional y en otras provincias lo piden”, señaló Corvalán. Además, señaló que el transporte público, taxis y remises, viene realizando el chequeo con normalidad.

En cuanto a problemas comunes a la hora de hacer la RTO, el funcionario recomendó a los conductores observar tener completo el kit de seguridad (matafuegos que no esté vencido, balizas triángulo refractante, chaleco refractario y botiquín) y revisar el sistema de luces, “que generalmente no se dan cuenta si hay algún foco quemado, pero suele ser una falla común”.

PROBLEMAS HABITUALES EN LA RTO

Eduardo Toranzo, vicepresidente de la Cámara de RTO de Cuyo, coincidió en que hay un mayor interés en tener al día la revisión: “El movimiento creció con respecto a mayo y a junio, en este proceso de concientización de que se debe cumplir con la ley y circular en vehículos en condiciones”.

Incluso, a inicios de mes Toranzo destacaba que, en comparación con marzo, se había incrementado cerca de 150% el movimiento en los talleres y plantas revisoras de la provincia. Además de la entrada en vigencia el 1 de julio de la facultad de multar, para Toranzo se sumaba (como señaló Corvalán) el movimiento de las vacaciones de invierno y de todas las familias que intentan completar el trámite para poder viajar por rutas nacionales.

Los conductores, recomendó el vicepresidente de la Cámara de RTO, deben controlar la documentación kit de seguridad y luces en general. “Mucha gente viene con luces quemadas, eso a veces genera que tengan que ir, reemplazar las lamparitas y volver. Es una de las cuestiones que más encontramos en los vehículos”, detalló Toranzo.

Martín Lerdón, CEO de la cadena de talleres Prolube, comentó que ellos ofrecen un chequeo previo sin costo pensado para la RTO y que, desde junio de 2021 a la fecha esa unidad de negocio creció un 223 %. Se trata de una revisión de 46 puntos esenciales con un posterior informe.

“Evidentemente hay una concientización de la gente en controlar y/o mejorar las condiciones de su vehículo particular. Independientemente de nuestro crecimiento, es muy importante que esta revisión sea seria y a conciencia, ya que evita accidentes, sorpresas, gastos aún mayores y sobre todo pérdidas de tiempo innecesarias”, opinó el CEO de Prolube.

En cuanto a problemas comunes, “los amortiguadores pican en punta, el principal causal de las deformaciones y gastos prematuros en neumáticos”. Los componentes del tren delantero como extremos de dirección, rótulas, bieletas, precaps y bujes, entre otros, son difíciles de detectar sin la ayuda de un profesional. “Los frenos son el tercer causal de rechazo más común en las RTO, después lo siguen las lámparas”, agregó Lerdón. Por último, están las emisiones sonoras, debido a que bajó el uso de escapes y admisiones deportivas.

José Carlos Lloret, titular de Escapes Brasil, comentó que varios conductores se acercan por la verificación, pero muchas veces por falta de dinero piden “un parche” en vez de un arreglo integral. “Como empresario a mí no me sirve el parche, pero como ser humano lo tengo que hacer porque si no, lamentablemente, ese pobre hombre que tiene el auto para trabajar no puede seguir, porque le van a hacer una boleta que no podrá pagar tampoco”, afirmó.

Un pedido habitual de arreglo en este taller son los silenciadores traseros de todos los autos. “Se acumula el agua ahí y si son autos antiguos indudablemente se pica, se deteriora totalmente. Hay que cambiarlos”, ejemplificó Lloret.

CONCIENTIZAR A LARGO PLAZO

Si bien la RTO entró en vigencia a partir del 1 de enero de 2022, después de muchos reclamos se aplazó la aplicación de multas hasta el 1 de julio. Al consultar al Ministerio de Seguridad, desde esa cartera contestaron que, en efecto, la Policía ya puede aplicar multas, pero que la idea principal sigue siendo trabajar en la concientización de los conductores.

En la Secretaría de Servicios Públicos, Orlando Corvalán opina lo mismo, recordando que la implementación de este tipo de medidas es un proceso a largo plazo. “El sistema está vigente, la Policía que es quien ejecuta las multas, ellos están concientizando y pidiendo la revisión técnica. En otras provincias ha sido un proceso largo, y nosotros somos de las últimas en instalarlo”, comentó el director de la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial (UESV).

Vale recordar que están exceptuados de multas dentro de Mendoza aquellos autos radicados en municipios que aún no tienen taller de RTO: los 3 del Valle de Uco, Malargüe, Santa Rosa y La Paz. Si entran a otra provincia, sí se les exigirá la oblea.

“Nosotros esperamos que el sistema se sostenga. Sabemos de los problemas económicos, pero también hay una concientización que está siendo efectiva, sobre tener el auto en condiciones al salir a la ruta y que no sea un peligro para el propietario ni para ter0ceros. En su momento costó implementar el seguro obligatorio y las luces bajas, pero hoy ya son parte de nuestra forma de manejar”, concluyó Corvalán.

Fuente:Los Andes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.