Si no llueve en las zonas productoras, las mermas en la cosecha impactarán en los precios


Los efectos de la sequía golpean duro sobre el campo argentino. La situación es cada vez más angustiante porque el remedio solo puede venir desde el cielo. Desde Fm Vos (94.5) y Diario San Rafael entrevistamos a Carlos Achetoni, quien es el presidente de la Federación Agraria Argentina. “No es solo la sequía, en nuestra zona (es oriundo de General Alvear) también las heladas son un factor determinante para que haya una fuerte disminución de la cosecha, principalmente en San Rafael y Alvear.

La sequía ha generado en todo el país mermas considerables en los cultivos principales, como maíz, soja, trigo, pero además ha incidido drásticamente sobre las pasturas para la ganadería y los tambos, los cuales se encuentran todos en una situación de quebranto. Hay excepciones, porque en algunos lugares cosecharán bien, pero son solo pequeños mosaicos.

l martes por la noche tuvimos una reunión en Pergamino a la que asistieron productores de distintas zonas afectados por la sequía, y se estima que la merma en la producción de maíz y soja puede llegar al 50%. También, lamentablemente, habrá productores que no tendrán ningún tipo de cosecha y quedarán con alquileres de campos e insumos sin poder pagar.

El endeudamiento será muy fuerte y se está pidiendo que se los exima del cobro del anticipo del Impuesto a las Ganancias, y se condonen impuestos, se otorguen ANR (aportes no reembolsables) y créditos blandos a largo plazo. Esto en lo coyuntural; los ANR los solicitan para poder subsistir y poder reinvertir, ya que los productores no tienen espalda para hacerlo, ni tienen los canales habituales de financiamiento que eran los acopios, las cooperativas y las agroquímicas, que ya les han prestado este año y no volverán a hacerlo” explicó el funcionario.

Achetoni se refirió a otro aspecto que considera de fondo, y es que “el campo necesita una reforma impositiva integral donde también esté contemplado el retiro de las retenciones y la generación de una sola paridad cambiaria, que es la que ha destrozado a todas las economías y que naturalmente involucra a todas las economía regionales que poseen una situación tremendamente difícil, y que tienen por delante catorce o quince meses para volver a cosechar. Por otra parte, esta menor cosecha hará que el Estado nacional recibirá menos dinero por derechos de exportación (retenciones). Este gobierno está acostumbrado a recurrir al campo para que lo salve, y es hoy el campo quien necesita ser salvado. El agua que hoy necesitan muchos sectores indica un perfil promedio de 900 milímetros para que se recompongan, y para eso tendría que llover lo suficiente, aunque no sucederá, y si sucediera, generaría otros impactos como las inundaciones. Hoy, al menos hacen falta lluvias de 100 milímetros como para aplacar la situación y que haya alguna esperanza de cosecha”.

Con referencia a los precios del producto que se coseche, Achetoni indicó que “cuando haya una demanda sostenida el precio seguramente se va a incrementar; hay que ver si todos los países de Latinoamérica están con una seca importante. Si es así, la merma será muy fuerte y los precios se irán hacia arriba. Si no es así, nuestros faltantes incidirán en los precios internacionales, pero no de manera tan importante. Donde sí el tema impactará, será dentro del país en el precio del pan, y los de los alimentos para proteína cárnica. El precio de la carne y los lácteos seguramente aumentarán” cerró la entrevista.

Fuente:Diario San Rafael

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *